Autismo y autonomía sexual

Este post surge tras una interacción algo extraña con une psiquiatra de la SS. Pasó hace ya unos meses, pero llevo entonces dándole vueltas al tema, intentando procesar lo que pasó y todo lo que conlleva. Tuve una cita telefónica, lo cual ya de por si me inquieta mucho. Hablar por teléfono me cuesta muchísimo, pero por lo menos me avisaron con un mes de antelación y me pusieron una hora más o menos fija. Me llamó a la hora concretada y me hizo todas las preguntas esperadas sobre mi vida laboral, social, diagnósticos previos y luego empezó a preguntar por mi vida personal. Le comenté que tengo pareja y llevamos juntes algo menos de ocho años. Se sorprendió, algo que me incomodó bastante. Le pareció muy sorprendente que yo, como persona autista, tuviese pareja. Yo estaba tan centrade en contestar sus preguntas que apenas hice caso a su reacción, hasta que me preguntó: “¿y relaciones sexuales?”. Justo le iba a contestar cuando me dijo: “Ah bueno, claro. Tienes autismo, así que como que no ¿no? vale vale”. Me cortó y siguió con sus preguntas.

Primero, no TENGO autismo. Soy autista. Forma una parte intrínseca de la persona que soy. No es de quita y pon. Y que conste que jamás elegiría ser de otra manera. Segundo, mi vida sexual y mis relaciones íntimas no tienen nada que ver con el hecho de ser autista.

Infantilización

Peques autistas se convierten en adultos autistas, lo cual es algo que parece ser muy difícil de entender para algunes. No es raro que encontremos una imagen infantilizada de una persona autista. Estas imágenes se ven mucho en las pelis y series, además del tema de los ‘angelitos azules’ y superhéroes. Suponer que como autistas no podemos tener pareja y/o relaciones sexuales pues, menos, es totalmente erróneo. No nos pueden negar autonomía de nuestros propios cuerpos. Nadie nos puede quitar el derecho de explorar y disfrutar. Muchas veces les demás nos limitan basado en nuestro diagnóstico y ‘lo que se conoce’ (en general, poco) y nos infantilizan. Nos quitan los derechos a vivir libremente como adultos, como cualquier otro colectivo por suponer que es imposible que tengamos relaciones.

Relaciones sanas, sexo sano.

Igual que cualquier otra persona, sentimos, tenemos deseos y disfrutamos de las relaciones íntimas, además del placer sexual. Somos un grupo súper diverso con respecto a la identidad de género y orientación sexual, igual que las personas neurotípicas. E igual que esas personas, tenemos el derecho de tener pareja y/o disfrutar de las relaciones sexuales y la masturbación.

Algo que siempre ha faltado es una educación sexual amplia e inclusiva. No todes somos personas cis en relaciones heterosexuales. No todes entendemos el concepto del consentimiento y la importancia de tener relaciones sanas y sexo sano. En vez de suponer que como personas autistas nunca tendremos ni pareja ni sexo, ¿por qué no cambiar el enfoque a la importancia de entender el consentimiento, el respeto y como tener sexo sano y placentero? ¿por qué no centrarnos en la importancia de sentirse a gusto, respetade y protegide en una relación? En vez de evitar el tema e infantilizarnos, ¿por qué no hablar abiertamente e educar sobre su importancia?

Les autistas también tenemos el derecho al placer, al deseo, a la autonomía sexual y a nuestra intimidad. Soy autista y sí, tengo pareja, tengo sexo, y lo disfruto muchísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s