Unas palabras pandémicas

Turbulenta. La palabra que mejor resume mi experiencia de la pandemia. Me recuerda al mar – hay días cuando el agua está cristalina y el mundo marino muestra su belleza, y otros de oleaje, agua turbia y lo que vive bajo la superficie se vuelve un misterio. Me diagnosticaron justo antes de la pandemia, así que mi mundo ya se había dado una vuelta 360°- para bien- cuando nos confinaron. Por una parte, poder vivir detrás de la seguridad de una pantalla ha sido un alivio, pero a la vez, me ha dificultado mucho la comunicación y las relaciones, sobre todo en el ámbito laboral, donde no consigo expresar cómo me está afectando. El teletrabajo me resulta muy complejo, pero entre malentendidos, confusión y mucho esfuerzo, he podido seguir adelante.

La incertidumbre y los cambios constantes me han inquietado bastante. No saber qué pasará, ni cuándo o cómo será, y perder la rutina a la que me agarraba con fuerza, de un día para otro, me costó mucho. Además, la imposibilidad de anticipar nada me generó mucha ansiedad y malestar. Aun asi, al final el confinamiento me sentó de maravilla – me dio el respiro mental que tanto necesitaba y he de decir que pasar mucho tiempo en casa no es nuevo para mí. Es mi espacio seguro y me aporta mucha tranquilidad, igual que estar en plena naturaleza o una librería. Mis dificultades llegaron junto con la desescalada. Tener que salir a un mundo que ya no conocía y despedirme de otro, que llevaba años intentando comprender, me abrumó mucho y le tenía miedo. Me cuesta mirar a los ojos de la gente y suelo fijarme en sus labios. Con la mascarilla puesta, ¿ahora dónde miro?

Hay muchos aspectos de la situación actual que no llego a entender. Ver cómo los demás han vivido todo sólo me ha reafirmado que sí, soy diferente – de hecho, la sensación de agobio y ansiedad que han comentado algunos con respecto al confinamiento resuena mucho conmigo – es exactamente como yo me siento a diario, sin pandemia, pero con la obligación de vivir la vida ‘de forma presencial’, junto con sus obligaciones sociales y la necesidad de comunicarse en persona, sin tiempo para procesar todo y responder. 

Siempre intento sacar un positivo de cada situación que enfrento. Para mí la pandemia está siendo un camino de aprendizaje, aceptación, descubrimiento y crecimiento personal. Ahora me entiendo mejor y sé cuáles son mis límites. Me ha sacado de mi zona de confort y, sobre todo, he identificado mis fuertes y he podido dedicar mucho tiempo a lo que más me apasiona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s